Preloader image
7 consejos para refrescar tu cocina en verano
1306
post-template-default,single,single-post,postid-1306,single-format-standard,qode-social-login-1.1.3,qode-restaurant-1.1.1,stockholm-core-2.2.1,select-theme-ver-8.0,ajax_fade,page_not_loaded, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,fs-menu-animation-line-through,popup-menu-fade,,qode_menu_,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

7 consejos para refrescar tu cocina en verano

7 consejos para refrescar tu cocina en verano

¡Ay qué malo es el calor cuando se cuela en casa! Y más aún cuando lo hace en la cocina, por ello hoy vamos a ofrecerte 7 consejos para refrescar tu cocina en verano:

Juega con las persianas y las corrientes de aire: ventila cuando el ambiente esté más fresco fuera (por la noche y primeras horas de la mañana) y cierra las ventanas y baja las persianas en cuanto aparezca el sol.

 

Recurre a ventiladores o aire acondicionado si lo tienes. En apenas unos minutos, la temperatura volverá a ser agradable, aunque no abuses de ellos ya que el gasto energético será muy grande. La mesura siempre es buena compañera.

 

Ten mucho cuidado con los alimentos y consérvalos en la nevera o lugares sombríos y frescos. Evita dejarlos fuera durante mucho tiempo ya que pueden ponerse malos.

 

Confía en las hierbas aromáticas y en las plantas: las hierbas aromáticas como la menta y las plantas de hojas verdes refrescan el ambiente, así que hazte con una y colócala en tu cocina acordándote de mojar de vez en cuando sus hojas con agua.

 

Valora la posibilidad de colocar un toldo en la ventana o terraza de modo que logres dejar fuera la temperatura exterior y conservar el frescor de tu casa. Además, si tienes terraza, procura mojarla con agua con frecuencia para paliar el calor.

 

Evita encender la luz en exceso: calentará las estancias y gastarás más. Así mismo, procura tener desenchufados aquellos aparatos electrónicos que no utilices y si vas a poner la lavadora o lavavajillas, procura hacerlo a primera hora de la mañana o a última de la tarde. Si tienes secadora, puedes darle vacaciones durante el verano y aprovechar el sol.

 

Deja el horno para el invierno y apuesta por platos fríos mucho más refrescantes y fáciles de preparar. La cocina no se recalentará con el encendido del horno y, evitando frituras y ollas en ebullición, lograremos tener un ambiente más fresquito. Además, una dieta menos calórica y más sana te hará sentir mejor y más ligero.

 

Con estos sencillos trucos, lograrás disfrutar del verano en tu cocina de manera tranquila y sin agobios de calores extremos. ¡Buen verano!

No Comments

Post a Comment

Distribuidores
Regístrate como distribuidor/embajador y comienza a disfrutar de ventajas exclusivas.
Rellena el formulario a continuación y nos pondremos en contacto contigo en la mayor brevedad posible.